Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


Antecedentes de la Adoración Eucarística

Doctrina sobre la Adoración Eucarística

Documentos del Magisterio de la Iglesia

Santos con especial devoción eucarística

Tres Místicas del Siglo XX y sus milagros eucarísticos

Milagros eucarísticos

Oraciones y homilías

Santos con especial devoción eucarística

Santa Faustina


«La humanidad no encontrará la paz hasta que no regrese con confianza a mi Misericordia» (Diario #300). «El Sagrario es el trono de la Misericordia» (Diario # 1484). Más bien, no habrá paz verdadera en los corazones, las familias y el mundo si no se vuelven hacia el sagrario. 

"Un día entré en mi celda y vi a Jesús expuesto en la custodia. Me pareció que estaba suspendido en pleno aire. A los pies de Jesús vi a mi confesor y detrás de él un gran número de dignatarios de la Iglesia... aún más lejos, vi grandes multitudes a las que no podía abarcar de un golpe de vista. Veía dos rayos que salían de la Hostia, los mismos que están en la imagen. Estaban estrechamente unidos, pero no se confundían. Pasaron por las manos de mi confesor, luego por las de aquellos clérigos y por las manos de la muchedumbre, y después regresaron a la Hostia." (Diario # 343) 

«Por medio de la adoración el cristiano contribuye misteriosamente a la transformación radical del mundo y a la germinación del Evangelio. Toda persona que reza al Salvador atrae hasta él a todo el mundo y lo eleva a Dios. Los que están ante el Señor cumplen, por tanto, un servicio eminente; presentan ellos a Cristo a todos los que no lo conocen o los que están lejos de él; ellos velan delante del Señor en su nombre...» (Juan Pablo II a el Obispo de Lieja)

«Todos los males del mundo pueden ser vencidos por medio del gran poder de la adoración eucarística» (Juan Pablo II)