Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


Valladolid comienza a adorar al Señor sin interrupción

Valladolid. Noviembre 21, 2008

En el día en que la Iglesia conmemora la Presentación de la Virgen, comienza la Adoración Eucarística Perpetua en Valladolid.

Más de 800 personas se han apuntado como adoradores con el compromiso de una hora semanal de adoración. La inauguración se llevó a cabo con la Misa solemne en la Catedral, presidida por el Sr. Arzobispo D. Braulio Rodríguez Plaza, seguida de procesión del Santísimo bajo palio hasta su entronización en la iglesia de las Esclavas del Sagrado Corazón, donde permanece expuesto permanentemente en adoración.

El Sr. Arzobispo de Valladolid, D. Braulio , dirigiéndose a los adoradores, que con su disponibilidad han hecho posible la Adoración Perpetua en la ciudad, les agradeció y, al mismo tiempo, los felicitó porque por el generoso gesto –dijo- serán ellos recompensados. “Quien abre a Jesús, que está llamando a la puerta para que le abramos, se sentará con Él a una mesa única”, advirtió.

Y agregó: “Por un lado vuestra persona se enriquecerá; pero, por otro, vuestro precioso servicio al Señor traerá a la Iglesia y a toda la sociedad el valor de estar junto a Cristo, el testimonio de que la Presencia de Jesús en la Eucaristía, que llamamos “presencia real”, nos es sumamente importante. Vuestra oración silenciosa y constante ante Él gritará a nuestro mundo que no vale únicamente lo exterior, el ruido, el espectáculo, sino la interioridad, el diálogo fecundo con Dios, que en su Hijo nos sigue hablando palabras de vida eterna”.

“Esta cadena de adoración silenciosa y permanente, día y noche, hará que otros muchos hermanos, ellos y ellas, vislumbren una luz siempre encendida en su caminar. Podrán así comprender que siempre hay Alguien que les espera y les escuchar; de ese modo muchos pueden ser conducidos al Señor y descubrirán su presencia benéfica. Y es que ser adorador significa vivir ante Jesús, y pedir por los hermanos y encontrar en la adoración fuerza para influir en ellos, llegando a su corazón. Eso es fraternidad y solidaridad , esto es, caridad de Cristo.

“Dios os concederá igualmente redescubrir lo que desde vuestra catequesis infantil para la Primera Comunión os enseñaron: la Presencia sacramental de Cristo, que se hace Pan de Vida. ¡Es tan importante sentir vivo a Jesucristo y encontrarse con Él! En la medida en que gustemos la belleza del amor de Cristo seremos capaces de ser apóstoles porque como discípulos le seguimos y mostramos a los demás.”

“En vuestra alabanza a Cristo y, con Él, al Padre por la fuerza del Espíritu Santo os ayudará la Virgen que siempre tiene su corazón dispuesto a oír toda Palabra que sale de la boca de Dios, el Verbo Hijo del Padre. Nadie adora a su Hijo como Ella. Su poderosa intercesión os ayude.”

[ 28-11-2008 ]

Volver