Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


Toledo celebra el sexto aniversario de la adoración eucarística perpetua.

He aquí la carta del Sr. Arzobispo Don Braulio en la que vincula la contemplación de la Presencia Divina Sacramental con la oración de la Palabra:

Felizmente los que os propusisteis hace seis años responder al reto de abrir la capilla de la calle Trinidad, durante día y noche para la adoración perpetúa del Señor sacramentado, habéis conseguido no sólo que sea una realidad, sino además incrementar el número de adoradores y que esta capilla, como sucedió después en Talavera y en Torrijos, sea una referencia para tantos que encuentran un lugar de paz y silencio.

Al llegar a sexto aniversario, quiero felicitar y agradecer a todos los adoradores; también proponeros nuevas metas: incrementar el número de adoradores, pero no para batir un récord, sino para que otros muchos vean la alegría que produce estar con Jesucristo, hablando con Él, contándole tantas cosas, o simplemente estando en su Presencia. ¡Ah, cuánto se pierden quienes no visitan a Cristo en el Sagrario o mantienen un diálogo con El, que eso es la oración! Esto hay que enseñárselo a niños y jóvenes.

Os invito a pedir por los dos objetivos de este año pastoral: que los cristianos valoremos la Iniciación Cristiana y la preparemos para los nuevos discípulos del Señor, y que se realice entre nosotros una vigorosa acción pastoral con adolescentes y jóvenes en este año de la JMJ Madrid 2011. Pedidle también a Cristo que los días previos en la Diócesis de Toledo sepamos volcarnos con los que nos visiten y lleven de la Iglesia en España y Toledo un deseo de ser más cristianos en sus países. Esas 24 horas ininterrumpidas de adoración son una esperanza para nosotros.

Se me ocurre, además, que aprovechéis esa hora de adoración para aprender a escuchar al Señor que nos habla constantemente en la Sagrada Escritura. "La Palabra divina, dice el Santo Padre en Verbum Domini 24, nos introduce a cada uno en el coloquio con el Señor: el Dios que habla nos enseña cómo podemos hablar con Èl. Pensamos espontáneamente en el Libro de los Salmos, donde se nos ofrecen las palabras con que podemos dirigimos a Él, presentarle nuestra vida en coloquio con Él y transformar así la vida misma en un movimiento hacia Él".

Expone Benedicto XVI cómo en este libro bíblico encontramos toda la articulada gama de sentimientos que el ser humano experimenta en su propia persona y que son presentados con sabiduría ante Dios: expresiones de dolor y gozo, angustia y esperanza, temor y ansiedad. En los Salmos se da la hermosa paradoja de que Ia palabra que el hombre dirige a Dios se hace también Palabra de Dios, confirmando el carácter dialogal de toda la revelación cristiana. Es bueno, pues, orar con la Biblia, fuente inagotable de luz, conocimiento y fortaleza que es la Palabra de Dios: Jesucristo mismo. Así, cada uno de nosotros podemos entrar en el gran diálogo nupcial con que se encierra la Sagrada Escritura: "El Espíritu y la Esposa dicen: ¡Ven! Y el que oiga, diga: ¡Ven!... Dice el que da testimonio de todo: Sí, yo vengo pronto. ¡Amén! Ven, Señor Jesús (Apocalipsis 22, 17.20). ¡Feliz Aniversario!

Braulio, Arzobispo de Toledo Primado de España

[ 19-02-2011 ]

Volver