Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


VITORIA CELEBRA LA ENCARNACIÓN DEL SEÑOR INAUGURANDO LA ADORACIÓN PERPETUA

El 25 de Marzo, día memorable para Vitoria comenzó la Adoración Eucarística Perpetua con la Misa en la iglesia de San Antonio y la presencia del Sr. Obispo de Vitoria-Gasteiz D. Miguel Asurmendi.

Preste fue el Misionero del Santísimo Sacramento P. Justo Antonio Lofeudo y concelebraron otros sacerdotes de la diócesis así como de Burgos.

A continuación ofrecemos la homilía:

Hoy para nosotros es una doble fiesta y para la comunidad de las Clarisas triple: la solemnidad de la Encarnación del Señor o también llamado Día de la Anunciación a María, la toma de hábito de una religiosa y el nacimiento de la Adoración Eucarística Perpetua en Vitoria. Este día es de fiesta también en el Cielo, porque habremos de replicar el Cielo aquí, adorando al Señor sin interrupción. Esta es la voluntad del Padre: que el Hijo sea adorado así en la tierra como lo es en el Cielo.

La Eucaristía, a quien adoramos, es además de una presencia un acontecimiento. Y así como María con su “fiat” el “Verbum caro factum est” (el Verbo se hizo carne), así también en cada Misa acontece parecido prodigio y misterio, porque también por obra del Espíritu Santo se hace presente el Señor.

Sí, la Eucaristía es Presencia, presencia del Señor y en la celebración presencia de su sacrificio y de su resurrección que nos permite entrar en comunión. Como es presencia, la Eucaristía no fue dada sólo para ser celebrada sino también contemplada y adorada. Y nosotros rendimos culto en el Espíritu Santo a Cristo y por Él al Padre.

La Eucaristía es presencia que adoraremos en silencio. Adorando, la Palabra hablará a nuestro silencio. Y ese silencio será pleno de la Presencia. Por eso, en el silencio de la Adoración Perpetua se crece, se sana. En el silencio somos purificados porque en el silencio obra Dios.

Pero también vosotros hablaréis. Sí hablaréis como profetas. Profeta es el que habla en nombre de Dios. Sí, porque cada uno de vosotros, adoradores, seréis profetas de la Eucaristía. Desde el silencio le diréis al mundo, con vuestro testimonio de adoración, que Dios existe y que aquí está el Emanuel, el Dios con nosotros y por nosotros. Dios que te ama y te llama. Te llama porque te ama.

En la capilla donde aparentemente nada ocurre todo acontece. Tu fe, atraviesa el velo de la Eucaristía, y toca el Corazón del Todopoderoso, que todo lo puede y para Quien nada es imposible.

Y vosotros, por esas paradojas divinas, seréis custodios de la Eucaristía. Custodios de Quien os protege. Puesto, que como dice el Salmo: “Dios es para nosotros refugio y fortaleza…Dios está en medio de la ciudad, no será conmovida, Dios la socorre desde el rayar el alba” (Sal 45,2.5-6).

La Capilla de Adoración Perpetua será el signo de los brazos siempre abiertos del Señor. Ha de ser signo puesto a la vista de los viandantes que recorren la ciudad y de los viandantes por el camino de la vida. Será atracción para los que buscan a Dios aún sin saberlo y admonición para los que se olvidan del Dios escondido.

Contaba el Cardenal vietnamita Nguyen Van Thuan que en la noche los presos del campo de concentración se turnaban en adoración al Santísimo que tenían en un paquetito. Textualmente decía: “Jesús eucarístico ayuda inmensamente con su presencia silenciosa. Muchos cristianos vuelven al fervor de la fe; hasta budistas y otros no cristianos se convierten. La fuerza del amor es irresistible” Y ese amor mana de la Eucaristía. Y seguía diciendo: “La oscuridad de la cárcel se convierte en luz.” Sí, queridos hermanos, la Capilla de Adoración Perpetua es el faro de luz en la noche del mundo, la Luz que ilumine al hombre perdido y desesperado; es la fuente del amor; es Oasis de Paz; es centro concreto de la Nueva Evangelización. Y se verá, como dice el Santo Padre, que “adorar no es un lujo, sino una prioridad”. Prioridad es poner las cosas en su lugar poniendo primero a Dios en nuestras vidas. Y quien lo pone primero en su vida necesariamente es quien lo adora.

Nadie puede honestamente decir que la adoración y el culto eucarístico desvían la atención a la caridad cristiana. Porque así como si desprecio al hermano e ignoro al que sufre, al pobre, al abandonado hiero el Cuerpo Místico de Cristo y es como si profanara la Eucaristía, similarmente si ignoro la Eucaristía mi caridad no será cristiana, podrá ser filantropía o autopromoción o excusa ideológica. La caridad cristiana viene de la unión con Cristo. La Beata Madre Teresa de Calcuta y sus Misioneras de la Caridad nos dan el mejor ejemplo. Decía la Madre Teresa que el amor a los pobres provenía de la intensa vida eucarística que ellas vivían.

Adoradores, Vosotros estaréis evangelizando el tiempo porque habéis comprendido que a Dios no se le da el tiempo que sobra y si no hay nada mejor que hacer. Ya que no hay nada mejor que darle el tiempo a Dios, que es Señor del tiempo y de la vida.

A no dudarlo: comienza un tiempo nuevo para Vitoria. El Señor hará nuevas todas las cosas porque lo habéis entronizado, no sólo en vuestro corazón sino efectivamente, en Adoración Perpetua. Proclamando así que Él es Rey y Él reclamará su Reino. Reinará desde su morada. La Palabra que se hizo carne, el Amor hecho Pan, pone su morada entre vosotros.

La Adoración Eucarística Perpetua es la actualización del Reino que no tiene fin (anunciado a la Virgen por el Ángel). El Espíritu Santo viene a nosotros y el poder del Altísimo nos cubre con su sombra.

Vence el Cordero. Vence a la incredulidad, vence al escepticismo (no se puede, a ver cuánto dura), y vence también al mal porque es Señor de señores y Rey de reyes. Como está escrito en el libro del Apocalipsis, vence con los suyos, los llamados, los fieles. (Cfr. Ap 17,14).

¡Alégrate Vitoria! Alegraos vosotros, porque habéis encontrado gracia ante el Señor. Porque habéis respondido a su invitación, porque habéis acogido el don más precioso de todos. Os quedáis con lo único necesario, lo que no os ha de ser quitado.

¡Alabado y adorado sea el Santísimo Sacramento del altar!

[ 26-03-2011 ]

Volver