Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


EL AMOR DEBE SER AMADO

SUEÑO CON UN TIEMPO EN EL QUE NO HAYA NI UNA SOLA DIÓCESIS SIN AL MENOS UNA IGLESIA DONDE EL SACRAMENTO DEL AMOR SEA ADORADO DÍA Y NOCHE

(De una entrevista hecha al Cardenal Piacenza Prefecto de la Congregación para el Clero)

“Si el gran acontecimiento del Concilio Vaticano II fue un aliento del Espíritu que sopló en el mundo a través de las ventanas de la Iglesia, entonces debemos también reconocer que sopló con el Espíritu mucha mundanidad, creando una corriente y agitando en todas partes las hojas. Hemos visto de todo, y sin embargo nada se perdió, pero el orden debe ser pacientemente restaurado. El orden es sobre todo restaurado por una fuerte afirmación de la primacía de Cristo Resucitado, presente en la Eucaristía. Hay una gran pacífica batalla a librar y esta es la Adoración Eucarística Perpetua, de modo que todo el mundo pueda volverse parte de una red de oración. Unida al santo Rosario, en el junto a María que meditamos los misterios salvíficos de Cristo, ello generará y desarrollará un movimiento de reparación y penetración.

Sueño con un tiempo en el que no haya ni una sola diócesis sin al menos una iglesia o parroquia donde el Sacramento del Amor sea adorado día y noche. ¡El Amor debe ser amado! En cada diócesis, y mejor aún en cada ciudad y pueblo, debería haber manos alzadas al cielo suplicando una lluvia de misericordia sobre cada persona -por aquellas cercanas y por las lejanas- y entonces todo cambiaría.

¿Recuerdan qué ocurría cuando los brazos de Moisés se alzaban y qué pasaba cuando caían?

Jesús vino a traer fuego y desea que arda en todas partes para que se manifieste la civilización del amor. Este (el de la adoración incesante) es el clima de la reforma católica, el clima de la santificación del clero y el del aumento de las vocaciones religiosas y de santos sacerdotes. Este es el clima favorable al crecimiento de familias cristianas, que son las verdaderas iglesias domésticas. Este es el clima para la colaboración entre los fieles laicos y el clero. Debemos verdaderamente creer esto. En los Estados Unidos hay y siempre habrá muchos recursos promisorios. ¡Seguid avanzando!\"

Cardenal Piacenza en una entrevista dada a Catholic News Agency, del 11 de Octubre 2011

[ 28-02-2013 ]

Volver