Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


“NOS VEMOS EN LA EUCARISTÍA”

En su alocución en el encuentro de integrantes de los distintos grupos de Reino de Cristo, el Obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla, con su conocido gracejo e ingenio habló de ese saludo para luego invitar a participar activamente de la Adoración Perpetua.

Aquí ofrecemos el pasaje en cuestión:

Queridos hermanos, yo, a todos vosotros, cuando vine aquí, uno no suele tener un baño así, de caras conocidas, y es un problema. Es un problema un encuentro como este con tanto rostro conocido por metro cuadrado, que te quedas insatisfecho de no poder saludar a todo el mundo.

Hay una solución para eso. Hay una solución. Hay ese famoso saludo -que no es un saludo, es una realidad- decir: "nos vemos en la Eucaristía". "En la Eucaristía nos vemos, en Ella nos vamos a encontrar".

Sé que muchos participáis en las capillas de la adoración perpetua en las ciudades en las que estáis, otros todavía no tenéis capilla de adoración perpetua: sed apóstoles allí donde no las haya, sed un germen para que puedan nacer, y allí donde las haya, sed miembros "vivos", "activos", quizás intentando cubrir las horas más complicadas, dependiendo de vuestros deberes y estados de vida os lo permitan. Vamos a vernos en la Eucaristía, nos vemos allí. Allí quedamos, allí nos vemos. Y en Cristo, la Comunión es perfecta. Es impresionante comprobar cómo podemos tener una Comunión tan grande personas que no nos hemos encontrado hace mucho tiempo, o incluso oyentes de la radio con los que igual no nos hemos visto nunca, igual moriremos sin llegar a encontrarnos, pero decir: qué Comunión tan grande ha habido sin que físicamente nos hayamos encontrado. Eso son las alas del Espíritu que me refería antes.

Nos vemos en la Eucaristía. Este es mi deseo para toda la familia de ARC, que la Eucaristía sea lugar de encuentro, especialmente en esa adoración eucarística. El Papa ha dicho en su entrevista que él, todas las tardes -de 7 a 8 de la tarde-, tiene una hora de adoración eucarística, y es un momento de intimidad, su momento de máxima intensidad en su encuentro con Cristo. Nos vemos en la Eucaristía.

[ 15-10-2013 ]

Volver