Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


CINCO AÑOS DE ADORACIÓN PERPETUA EN ELCHE

El día que la Iglesia celebra la Epifanía del Señor se cumplen cinco años de adoración incesante, día y noche, en la ciudad de Elche.

El Vicario Episcopal y Párroco de El Salvador de Elche, Don Vicente Martínez Martínez, nos cuenta cómo nació y se concretó el proyecto del que ahora goza la ciudad en el siguiente artículo extraído del periódico “La Verdad”.

03.01.14 - 00:37 - VICENTE MARTÍNEZ MARTÍNEZ. VICARIO EPISCOPAL Y PÁRROCO DE EL SALVADOR |

Imprimir

Enviar

Rectificar

.

El 6 de enero celebraremos los cinco años del nacimiento de la Adoración Perpetua en esta vicaría tercera de nuestra Diócesis de Orihuela-Alicante. Es el gran regalo que nos hizo el Señor aquel día de Reyes. Me gustaría que recordásemos lo que ocurrió para actualizar nuestro agradecimiento a Dios, y para que aquellos que se han incorporado después a esta gran familia de adoradores conozcan los inicios de esta aventura divina.

Corría el otoño del 2008. El señor obispo en ese momento, Rafael Palmero, nos hablaba a los vicarios episcopales de la necesidad de crear capillas de adoración en las cinco vicarías porque de esa iniciativa brotarían abundantes gracias para toda la diócesis. La propuesta del obispo parecía imposible. Sólo veíamos inconvenientes: ¿dónde se podría adorar al Santísimo durante todo el día?, ¿un templo parroquial abierto las 24 horas?, ¿quién se comprometería a estar ante el Señor durante las horas de la comida familiar o por las noches? ¿y los días de fiesta? Todas estas dificultades bloqueaban nuestra respuesta afirmativa.

Pero el señor obispo seguía insistiendo. De repente unos cuantos empezamos a considerar que, aunque el proyecto nos superaba, teníamos que intentarlo y si era de Dios, Él lo haría posible.

Tan pronto como nos decidimos supimos que en Murcia ya estaba funcionando desde hacía meses una capilla de adoración perpetua, y allí nos dirigimos para que los adoradores responsables nos informaran. Nos hablaron del P. Justo, un religioso perteneciente a una congregación cuyo carisma era precisamente poner en funcionamiento las capillas de adoración perpetua. Nos pusimos en contacto con él y después de una entrevista con el obispo, el religioso nos dijo que estaba dispuesto a ayudarnos pero no antes de marzo del 2009. El obispo me pidió que le insistiera, que tenía que ser en Navidad. El P. Justo lo consideraba imposible porque ya en Adviento empezaba la catequesis para abrir una capilla en una diócesis española. Le insistí. Imposible: el proyecto en aquella diócesis estaba muy avanzado. Y entonces le pedí algo concreto: si ese proyecto, por lo que fuera, no saliera que viniera a Elche en seguida. Aceptó y para demostrarme lo adelantado que estaba aquella capilla telefoneó al señor obispo. Conforme hablaba con aquel obispo el rostro del P. Justo iba cambiando de color. Después me dijo: «Se ha suspendido la implantación de esa capilla por un motivo imprevisto. Parece que el Señor quiere venir a Elche cuanto antes». Ya empezábamos a ver cómo Dios iba allanando el camino. Decidimos iniciar en Adviento la campaña de preparación en las parroquias de la ciudad, y para el día de la Epifanía inaugurar la capilla de la Adoración.

La respuesta de las parroquias fue muy generosa. El número de adoradores fue creciendo tras cada predicación del P. Justo. Finalmente la tarde del 6 de enero de 2009 el milagro se hizo posible. Después de la Eucaristía en Santa María un río de gente acompañó al Santísimo por las calles hasta la capilla de la adoración en la calle Salvador. Cuando el obispo expuso allí al Señor empezaron los turnos de adoración, hora tras hora hasta hoy.

Gracias a la entrega de los coordinadores, responsables de hora y de todos los adoradores, el Señor está siendo adorado cada minuto. A lo largo de estos años hemos ido introduciendo novedades para que esta capilla de adoración fuera una realidad viva: los adoradores azules que mantienen vivas muchas horas del verano; la hoja informativa 'Adoremus' que regularmente nos mantiene informados; el cambio de capilla buscando un lugar más amplio; la información permanente de los ingresos y gastos; las mejoras que se están realizando en la misma capilla gracias a vuestras indicaciones y sugerencias.

No quiero olvidar a todos y cada uno de los adoradores que ya están en la casa del Padre. Ellos, que fueron los pioneros de esta 'divina locura', desde el cielo estarán intercediendo para que este pedacito de gloria siga abierto para poder respirar, en medio de tanta contaminación, el oxígeno de Dios.

Gracias a nuestros 'cinco panes y dos peces' el Señor está haciendo este milagro en nuestra ciudad. Entre tanto dolor, desesperación y tristeza, nuestra capilla de adoración es como ese fuego de hogar que mantiene caldeado nuestro interior para seguir dándonos a Dios y a los demás, llevando a la oración las esperanzas y sufrimientos de las personas y de la Iglesia.

[ 04-01-2014 ]

Volver