Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


EL SEÑOR ENTRONIZADO EN ADORACIÓN PERPETUA EN BADALONA

Fue el 13 de Mayo, día doblemente memorable. La Adoración Eucarística Perpetua comenzó con la Santa Misa presidida por el Arzobispo de Barcelona, Cardenal Sistach, en una iglesia repleta de fieles adoradores y con la participación de varios sacerdotes concelebrantes. Entre ellos el párroco donde se entronizó la Adoración Perpetua, promotor de esta gracia, Mn Felipe Simón.

El pasado día 13 de mayo, día de la Virgen de Fátima en que la Iglesia también celebra la festividad de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, fue inaugurada la segunda capilla de adoración perpetua de Cataluña, en Badalona, en la Parroquia de San Sebastián, con una Misa celebrada por el Sr. Cardenal Arzobispo don Luis Martínez Sistach. La ceremonia fue concelebrada por una quincena de sacerdotes de Badalona y Barcelona, y los hermanos salesianos del Tibidabo, donde hasta ahora se encontraba la única capilla de adoración perpetua de Cataluña.

En su homilía, el Arzobispo de Barcelona en referencia al pasaje del Evangelio de las bodas de Caná destacó las cualidades de María: su amor, su actitud atenta ante las necesidades del prójimo, su solidaridad y su fe confiada, y remarcó que la adoración al Santísimo conlleva necesariamente el deber de la atención a quien más lo necesita, siguiendo el ejemplo de María.

Por su parte Mn. Felipe Simón, párroco de la Parroquia de San Sebastián, que durante años había estado pidiendo al Señor, junto con toda la parroquia, el regalo de una capilla de adoración perpetua, al finalizar la Misa agradeció a todos su presencia, afirmó que “la adoración perpetua es tocar el Cielo”, y compartió con los presentes que “los momentos más difíciles de mi ministerio, de mi pastoral, los he pasado de noche con el sagrario abierto, de ahí he sacado fuerzas para seguir adelante y para decir otra vez que sí a Jesús, para decir otra vez sí, sí, sí.”

Posteriormente el Santísimo Sacramento recorrió las calles del barrio de Pomar en una emotiva y concurrida procesión. Al finalizar el Santísimo fue entronizado en el altar mayor de la Parroquia, donde fue adorado durante largo rato por los sacerdotes presentes y por muchos de los participantes en la Misa y en la procesión.

Finalmente fue trasladado a la capilla de adoración perpetua en la misma parroquia donde desde entonces es adorado día y noche por los adoradores comprometidos con los turnos y por todos aquellos que se acercan a estar un rato en oración ante el Jesús Sacramentado.

[ 25-05-2015 ]

Volver