Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


ADORACIÓN CONTINUA EN OROPESA DE TOLEDO

El pasado día 12, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, se inauguró en Oropesa la capilla de Adoración Eucarística Continua, con la celebración de la Santa Misa presidida por su Párroco y concelebrada por el Arcipreste de Oropesa y por el Párroco de Velada.

Participaron numerosos fieles de Oropesa y de otros pueblos de la Campana de Oropesa. Concluida la Santa Misa se trasladó al Santísimo en procesión por las calles del pueblo hasta el Templo Expiatorio, donde tiene su sede.

Hasta ahora las Hermanas de la Fraternidad tenían adoración las 24 horas, abriendo el templo para la asistencia de los fieles algunas horas al día. A partir de ahora más de 160 personas que se han inscrito: sacerdotes de la comarca y laicos harán su turno de una hora semanal desde 7 de la mañana hasta la medianoche, en los días feriales.

El 7 de Marzo, día en que se celebraba el vigésimo cuarto aniversario de la inauguración del Templo Expiatorio por el Cardenal Don Marcelo González, los misioneros laicos de la Santísima Eucaristía iniciaban la misión para incorporar en turnos continuos a seglares del lugar y de pueblos vecinos.

En la homilía de inauguración del Templo Expiatorio, el Cardenal don Marcelo había dicho: “Inauguramos un Templo Expiatorio: Templo en el que se expían los pecados y en el que se reparan las ofensas y en el que se ofrece a Dios un testimonio vivo de amor que le compense de todos los olvidos, descuidos, ofensas y ultrajes que puede sufrir, de parte de los demás y de parte de nosotros mismos”.

Y también predecía: “Aquí han de venir grupos de las Parroquias de la Campana de Oropesa, sin ruido ni algazara, como peregrinos humildes y silenciosos, para hacer actos de fe y amar a la Iglesia con lo mejor de su corazón. Tiene que venir las madres de familia a buscar fuerza para educar a sus hijos. Tienen que venir hombres de Oropesa y de otras Parroquias. ¡Hombres que den testimonio de su fe!”

Dirigiéndose a los sacerdotes les dijo: “[…] sois los primeros que tenéis que reparar. ¡Hay que expiar nuestros pecados! ¡Los nuestros sacerdotales!, y los de todo el pueblo que Dios nos ha confiado. Tenéis que venir aquí […] Éste es un Templo que va a expandir por toda la Diócesis el carácter especial que tiene”.

Ese deseo y petición de Don Marcelo, se ha hecho realidad en la Solemnidad del Sagrado Corazón, con la participación de las Hermanas, de Sacerdotes del Arciprestazgo y de fieles laicos de toda condición y edad.

Así como la misión fue llevada a cabo enteramente por los Misioneros Laicos, todos ellos pertenecientes a la archidiócesis toledana se espera que en otros sitios de la misma diócesis puedan ser llamados para extender la adoración en particular la adoración perpetua que es el carisma propio de los Misioneros de la Santísima Eucaristía. Móvil de referencia: 657872418

ERM 13 de junio 2015

[ 13-06-2015 ]

Volver