Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


EL ARZOBISPO DE OVIEDO, MONS. JESÚS SANZ INAUGURÓ LA CAPILLA DE ADORACIÓN PERPETUA EN GIJÓN

El martes, 19 de enero, el Arzobispo de Oviedo inauguró la capilla de Adoración Perpetua de Gijón, situada en la calle Magnus Blikstad, 58. Fue a las 19,30 horas, fue la Santa Misa de inauguración de la que participaron como sacerdotes concelebrantes el Vicario de Gijón Don Adolfo Mariño, el párroco del Espíritu Santo, Luis López –ya que la capilla es propiedad de la parroquia– , el Arcipreste de Avilés Don Vicente Pañeda, el párroco de Santo Tomás Sabugo Don José Antonio Montoto y el sacerdote argentino P. Justo Antonio Lofeudo, miembro de la congregación Misioneros de la Santísima Eucaristía, encargado de instaurar la Adoración Perpetua en España y en otros países de Europa, entre otros sacerdotes de la diócesis, que quisieron estar presentes en este momento. La iglesia del Espíritu Santo estaba colmada de fieles adoradores. Asistieron también de las adoraciones perpetuas de Torrijos, Toledo, Valencia, Avilés, Oviedo y La Coruña. Los inscritos son alrededor de 300 adoradores con al menos una hora semanal.

Esta capilla de Adoración Perpetua de Gijón es ya la tercera de la diócesis de estas características. Hace ocho años comenzó la primera, en Oviedo, en las Esclavas de la calle Conde Toreno, y hace tan sólo unos meses, la de Avilés, en la iglesia de San Antonio de Padua.

En su homilía, el Arzobispo, Mons. Jesús Sanz, afirmó que la parroquia abría sus puertas "a alguien especial. Y ¿qué estamos escenificando? Mirando a Dios y preguntándole qué horario laboral tiene Su entrega, Él nos dice "siempre". Por eso, conmovidos, como cristianos, queremos imitarlo en Su entrega. Responder totalmente a quien totalmente se nos da, como decía Santa Clara". Al que está siempre con nosotros le respondemos como comunidad de adoradores que también nosotros queremos estar siempre con Él. Y recordó, al mismo tiempo, que "Nadie puede pretender amar a Jesús sin amar lo que Él ama. Adorar al Señor es salir al encuentro de los que Él ha querido amar perpetuamente. De las hambres que tienen las personas de Gijón, nosotros queremos salir a su encuentro. Pero no podemos solucionar el hambre de los demás estando nosotros famélicos. Primero, el pan de Su cuerpo santo debe llenar nuestro corazón con Su luz, Su amor y Su misericordia".

La capilla de Adoración Perpetua de Gijón, al igual que las anteriores, nació como iniciativa de un grupo de fieles gijoneses. La misión la llevó a cabo el Padre Lofeudo recorriendo diferentes iglesias y movimientos eclesiales dando a conocer el proyecto, sensibilizando y recogiendo adhesiones. Al mismo tiempo formó un equipo de coordinadores, estructura funcional al servicio del Señor y de los mismos adoradores

La capilla del Espíritu Santo no tiene barreras arquitectónicas, está a pie de calle, y hasta ahora es utilizada para la Misa diaria.

Desde Gijón comentó el P. Lofeudo que la Adoración Perpetua trae múltiples beneficios para la comunidad. “Estamos acostumbrados a que haya negocios abiertos las 24 horas, pero no a que se esté 24 horas adorando y rezando, sobre todo en silencio. Lo primero que suele sorprender de la Adoración Perpetua es que el Señor llama a muchas personas alejadas no sólo geográficamente sino principalmente espiritualmente o al menos de la práctica religiosa, que se acercan a la capilla, entran con la curiosidad de qué hay y encuentran una paz desconocida para ellos, porque cada capilla es un oasis de paz. Una paz que se recibe y se lleva a la familia y al entorno habitual haciendo de los adoradores portadores de paz, de la paz de Cristo. El adorador recibe gracia sobre gracia, en la medida en que esté abierto su corazón”, afirma. Motivos de sobra para acercarse a cualquier hora, a la nueva capilla.

(El artículo está extraído de Alfa y Omega del jueves 21 de enero y de la noticia del Arzobispado de Oviedo). La noticia tuvo amplio eco en la prensa escrita, televisada y radial.

[ 21-01-2016 ]

Volver