Adoración Eucarística Perpetua en España     Misioneros de la Santísima Eucaristía


NO HAY MEJOR EXORCISMO PARA UNA CIUDAD QUE TENER UNA CAPILLA DE ADORACIÓN PERPETUA

ES EL SEÑOR, CUANDO ES ENTRONIZADO EN ADORACIÓN INCESANTE, DÍA Y NOCHE, DE SUS FIELES QUE REINA SOBRE LA CIUDAD.

Esta es la experiencia que se ve una vez más verificada en distintas partes del mundo. En efecto, en estos días de inicio del 2017 nos cuentan que Ciudad Juárez, ubicada en el estado de Chihuahua en el norte de México, que fuera tristemente célebre por ser una de las ciudades más peligrosas del mundo debido a la guerra interna del narcotráfico ahora ha visto caer drásticamente el número de asesinatos. De casi 3800 homicidios perpetrados en 2010 a algo más de 250 en el 2015.

Como siempre, se dan razones meramente humanas, como la mayor eficacia de las autoridades locales, pero la verdad está en otra parte: en las diez capillas de Adoración Perpetua con las que ahora cuenta la ciudad. Fue en el 2013 que se abrió la primera capilla de adoración perpetua

Ante el caso desesperado y sin aparente salida, a un párroco se interesó por la adoración perpetua porque decía “solamente Jesús nos va a salvar de esto, solamente Jesús nos puede dar seguridad”.

En tiempo record se abrió la capilla gracias a la asistencia de los Misioneros de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento y a la respuesta de los fieles. Como siempre, no han faltado testimonios de la obra del Señor. Por ejemplo, una señora que iba a la capilla para su hora santa a las 3 de la madrugada, fue interceptada por militares. No le creían que fuera a esas horas a una capilla. La mujer les dijo que la acompañaran. Al llegar encontraron a seis mujeres adorando. En ese momento, la señora les dijo a los soldados: “¿ustedes creen que nos protegen a nosotros? Nosotros estamos 24 horas por día rezando por ustedes”.

Uno de los uniformados cayó llorando con su arma frente al Santísimo. Al día siguiente iba él a hacer su hora santa.

En un año las capillas se multiplicaron por diez. Y las muertes caían drásticamente. El seminario tenía menos de diez seminaristas, hoy son casi noventa. La mayoría eran adoradores.

En España también se ha visto adoradores que descubrieron su vocación en la capilla de adoración. Hoy mismo uno de los coordinadores generales es sacerdote y otro está en el seminario.

En cuanto a la acción benéfica que comporta una capilla de Adoración Perpetua, desde donde el Señor irradia sus gracias, y donde hay centinelas de la noche que interceden por otros, por las madres que esperan a sus hijos, por los que están enfermos o angustiados y no concilian el sueño, por los que obran el mal porque están en sombras de muerte, hay dos casos que merece comentar para la gloria de Dios.

El primero va referido a la ciudad de Trieste, conocida en Italia por ser la de mayor índice de suicidios de la península y una de los más altos de toda Europa. Pues, desde que se estableció la Adoración Perpetua, en 2005, los suicidios cayeron a menos de la mitad.

El otro lo constituye todas las personas que habían decidido acabar con sus vidas y terminaron en una capilla de adoración perpetua frente a Aquel que es la Resurrección y la Vida. Quien esto escribe conoce nueve casos de suicidas que salvaron sus vidas por la Adoración Perpetua: cuatro en España, cuatro en Italia y uno en Canadá. Habrá muchos más, seguramente.

Concluimos con una anécdota. Cuando la misión de Pamplona, algunos elogiaban el lugar escogido para la Adoración Perpetua porque decían que no sólo era central y emblemático (en efecto, es la Basílica –tal el rango- dedicada a san Ignacio en el lugar en que el futuro santo fuera herido, frente a las murallas de Pamplona) sino también –resaltaban- porque la capilla iba a estar muy protegida ya que está al lado de la Diputación y de la Policía Foral. El misionero replicó: “Es lo contrario, qué bueno será para la Diputación y la Policía Foral tener al lado un lugar donde el Señor es adorado día y noche. ¡Ellos estarán muy protegidos!”.

[ 28-01-2017 ]

Volver